UTMB 2014. Crónica

Unos dias antes aterrizamos después de 8 horas de coche Alexis y un servidor en un pueblo cercano a Chamonix, concretamente a unos 12 kilómetros, un sitio tranquilo donde hablar, meditar y descansar unos dias antes de la gran cita del año, un sitio que al abrir la ventana se veía el majestuoso Montblanc, un paraiso de tranquilidad llamado Servoz.

                                          Vistas del Montblanc desde nuestro balcón.

                                                               Servoz

 Este sitio fué nuestra base durante 4 días, desde allí cada día nos desplazamos a Chamonix, un dia a hacer turismo y subir al Aiguille du Midi a 3842 metros de altura y contemplar las maravillosas vistas de los Alpes, simplemente espectacular y cada euro que pagamos mereció la pena.Creo que es una visita obligada si vas a Chamonix.

Alexis y yo, en Aiguille Du Midi, vistas increibles.

                                                      El Señor Montblanc de fondo.

                                           

Mapa del Aiguille Du Midi

 Otro día simplemente a pasear por la feria del corredor y recoger el dorsal, ver el ambiente que hay por todos los rincones de la ciudad merece la pena.Todos los rincones respiran UTMB. Esos dias Chamonix está volcado con esa prueba, el ambiente que hay es brutal, muchos corredores y familiares llenan las calles, las terrazas de los bares y restaurantes, las innumerables tiendas de ropa de deporte y la feria del corredor. Todo y todos estan preparados para esta gran cita.

                                                  Escaladores mirando al Montblanc

Alegría tras recoger nuestro dorsal!!!
Entrada al Salón Ultra Trail 
Después de unos días de turismo por Chamonix, de muchas risas en nuestro apartamento en Servoz ( Un sofá cama carnívoro, un microondas que calentaba demasiado o unas brujas de Zugarramundi entre otras muchas cosas) llegó el dia que estábamos esperando, el dia D, el dia en que empezaríamos el UTMB. Volvimos a revisar nuestras mochilas por enésima vez, sintiendo que nos dejábamos algo o que se nos olvidaba alguna cosa, supongo que los nervios estaban haciendo su función. A las 12 de la mañana mas o menos dejábamos el apartamento cargados nuevamente con nuestras maletas y nuestras bolsas, para dirigirnos a Chamonix.
                                      

                                      

                                             Bolsa de recambio, dorsal y mochilas preparas
                                            Últimos preparativos antes de salir hacia Chamonix
Llegamos a Chamonix unos minutos mas tarde, donde aparcamos el coche  y junto a nuestras bolsas nos dirigimos al Pasta Party , eran cerca de la una de la tarde y a decir verdad con pocas ganas de comer, pero había que hacerlo, teníamos que echarle gasolina al cuerpo ya que iba a estar trabajando durante mucho tiempo.
                                                Corredores en el Pasta Party
Una vez acabado de comer una vez mas un suculento plato de spaguetis salimos del caluroso recinto para dejar las bolsas de recambio que encontraríamos horas después en Courmayeur en el kilómetro 77. Una vez dejamos las bolsas un poco mas allá de las dos de la tarde solo nos quedaba esperar que llegasen las 17:30 h para empezar la carrera. La idea era estar un par de horas antes en la linia de salida para no encontrar demasiado embudo a la hora de salir. Mientras tanto y hasta las 15:30 que era la intención de estar en la salida nos tumbamos en un cesped tras otro intentando relajarnos, cerrando los ojos y intentando reservar energia. A las 15:30 h ya estábamos en la salida, todavía quedaban dos horas …

                                                  Esperando pacientemente la salida

                                          Place de l’église ( Chamonix) lugar de salida del UTMB

                                                   Atletas profesionales

                                            Ambientazo a falta de 15′ para la salida.
Y por fin… todos allí preparados, 2300 corredores preparados para intentar recorrer los 168 kilómetros y mas de 9600 metros de desnivel positivo del mítico Ultra Trail del Mont Blanc en menos de 46 horas. Todos con la misma ilusión, allí preparados bajo una lluvia que hace acto de presencia. Ahora si! cuenta atras y música de Vangelis a todo trapo.Tantas veces había visto esto por internet, por la tele, en las noticias… y ahora éramos nosotros los que estábamos allí, increible, no hay palabras para describir esa salida. Cruzas el arco de salida, la música se sigue escuchando y la lluvia que cae ni siquiera se nota aunque caiga con mucha fuerza y es que la gente está volcada con todos nosotros, simples corredores en busca de un sueño somos despedidos por las calles de Chamonix como verdaderos héroes. Chamonix es un hervidero, la gente aguanta la lluvia para despedir a 2300 locos, es algo especial, indescriptible en palabras, es una sensación única e irrepetible. La gente pone sus manos en busca de que se las choques, te vitorean diciendo ” Bravo, bravo” o ” Allez ,allez”, eso te da una fuerza increible y te hace sentir especial.
Los primeros kilómetros transcurren por las calles de Chamonix, vamos en busca del primer punto de control, Les Houches en el kilómetro 8, todo transcurre por una pista ancha con tendencia a la bajada y alguna pequeña subida. Son momentos en que mucha gente te avanza , pero eso da igual, esta carrera es muy muy larga y la paciencia y no querer dar mas de lo que eres es la clave. La lluvia sigue ahí, al igual que mucha gente que sigue animando y aplaudiendo al paso de los corredores. Después de casi una hora a trote muy suave y con algún pequeño percance llegamos a Les Houches donde nuevamente nos reciben como héroes. Rellenamos los bidones en el avituallamiento y por fin solventamos el problemilla de la mochila de Alexis. Con todo solucionado y con el primer objetivo cumplido empezamos la primera subida hacia Le Délevret, la lluvia sigue cayendo. Siguiente objetivo llegar a Sant Gervais km 21 antes del corte horario.

                                          Alexis hablando con otro corredor mientras
                                          asciende a Le Délevret.

                                               Ascensión a Délevret, todavía con energía.
Subida por pista ancha  hacia Le Délevret, tocaran subir 6 kilómetros para ganar un poco mas de 750 metros de desnivel positivo, será el primer muro de los muchos que quedaran por subir durante la carrera. La lluvia sigue como compañera de viaje.Poco a poco nos vamos comiendo los kilómetros hasta por fin coronar Le Délevret, tras un poco mas de dos horas desde la salida en Chamonix llegamos a Le Délevret, tocará bajar. 
La gente baja como loca, el suelo está lleno de barro y resbala mucho, eso hace que hayan algunas caidas, entre ellas las de Alexis y mia. Bajamos con precaución y vemos como mucha gente baja sin freno en busca de Saint Gervais. Seguimos bajando cuando empieza a oscurecer, la primera noche hace acto de presencia, la lluvia sigue siendo una compañera mas en esta aventura. Es hora de ponerse el frontal, así lo hacemos. Y con el frontal en la cabeza y empapados después de un poco mas de tres horas de carrera y con 50′ de ventaja respecto al corte horario llegamos a Saint Gervais donde sigue lloviendo a mares.
Intentamos cobijarnos lo mejor que podemos de la lluvia mientras disfrutamos de los manjares que nos ofrece este primer avituallamiento sólido y líquido, y es que podemos encontrar de todo… queso ,fuet, sopa, café , agua , bebida isotónica, fruta, galletas, chocolate y alguna cosa mas. Comemos y salimos del avituallamiento en busca de otro pequeño objetivo, Les Contamines ( km.31), que se encuentra a diez kilómetros de donde nos encontramos. Antes nos paramos en un portal de Saint Gervais a cambiarnos de ropa, ya que la noche a caido y vamos empapados, ademas de tener que afrontar una subida enorme de cerca de 24 kilómetros. Una vez cambiados y con ropa seca afrontamos poco a poco nuestro camino hacia Les Contamines.
Mantenemos nuestro ritmo, el objetivo mayor es acabar, para eso tenemos 46 horas, así pues seguimos caminando, simplemente caminar para tener el menor desgaste posible, si corremos, aunque sea en bajadas podemos desgastarnos antes de tiempo y sufrir mas. Caminamos en la oscuridad, a veces hablamos y otras simplemente nos mantenemos concentrados en nuestra luz frontal para no tropezar. Paso a paso y llegamos a Les Contamines. Hemos tardado mas de dos horas en hacer 10 kilómetros, pero es que esto no son subidas normales, son muros, paredes llenas de fango que hacen que cada paso que demos valga por tres o cuatro, se hace especialmente duro caminar por encima del barro. Son casi las 11 de la noche, tan solo vamos 25′ por debajo del corte horario, así que rápidamente comemos y nos hidratamos, los cortes horarios son bastante exigentes. Por fin a dejado de llover…
Siguiente objetivo, La Balme km 39 y corte horario a la 01:30 h, son 7 kilómetros de subida, para ganar casi 600 metros de desnivel positivo, vamos bien de tiempo. Larga subida y dura especialmente por el barro que hay, pese a que la lluvia ya a cesado, el camino está lleno de barro y se hace especialmente dificil caminar . La noche deja una espectacular fila de frontales que dibujan una serpiente perfecta entre las montañas, levantar la cabeza para mirar este espectáculo merece la pena. El camino es ancho se puede caminar en paralelo, permite adelantar y ser adelantado. Nuestro ritmo es bueno, caminar y caminar hasta que dos horas después de salir de Les Contamines llegamos a La Balme, son las 00:50 h y hace frio. El avituallamiento nos viene fenomenal, recargamos pilas comiendo y bebiendo como si se tratase de un ritual cada vez que llegamos a uno. Rápidamente salimos antes de que el frio empiece a adentrarse en nuestro cuerpo y sea aún mas dificil arrancar. La gente que allí se encuentra anima y aplaude, es increible como a la 1 de la mañana y a mas de 1700 metros de altura hay gente animando!
Siguiente corte horario será ya en Les Chapieux, deberemos llegar antes de las 04:45h de la mañana, pero antes tendremos que seguir subiendo hacia el Col du Bonhomme y posteriormente al Croix du Bonhomme a 2439 metros de altura. Salimos de La Balme dirección Col du Bonhomme pero antes hacemos una pequeña paradita de unos 30′ en una hoguera a la salida del avituallamiento, donde vemos corredores que tratan de entrar en calor, incluso alguno que se seca la ropa después de la lluvia caida anteriormente. El camino ahora de subida se estrecha y debemos ir en fila india, la subida es dura entre tanto barro, subida bastante empinada que dificilmente permite adelantar. Algún corredor se tiene que ir echando a un lado para coger aire y hacer pequeños descansos que le permitan seguir subiendo poco después. Mientras tanto Alexis y yo vamos a un buen ritmo en la subida pese al barro que se engancha en nuestras zapatillas. El espectáculo de los frontales a lo lejos tanto por delante como por detras es espectacular. Con paso firme subimos y subimos , cuando finalmente llegamos a Croix du Bonhomme  después de acumular mas de 700 metros de desnivel positivo en tan solo 5 kilómetros y medio y casi 2 horas desde que partimos de La Balme . Tocará bajar por un terreno resbaladizo y un camino estrecho hacia Les Chapieux km 49.
La bajada hacia Les Chapieux es dura, desciendes 900 metros de desnivel en apenas 4,5 kilómetros, es una bajada que no te permite recuperarte del esfuerzo de la subida, tienes que andar con mucha precaución para evitar males mayores, perder la concentración te puede llevar a lo peor. Por fin llegamos a Les Chapieux, son las 03:48 de la mañana, hemos llegado con bastante tiempo de sobras al corte horario, eso nos permite estar un buen rato en el avituallamiento reponiendo fuerzas. A la entrada del avituallamiento nos ofrecen cambiar las pilas del frontal, así lo hacemos, creemos que es un detallazo. Entramos en el avituallamiento, cogemos fuerzas, nos sentamos un rato. Llevamos mas de 10 horas, el descanso es merecido. 
El siguiente avituallamiento será a 15 km de aquí, una vez estemos ya en la parte italiana del UTMB, concretamente en Lac Combal  km 64, pero antes deberemos subir durante 11 kilómetros para coronar el Col de la Seigne ( 2507 metros) que nos indicará que definitivamente estamos en la parte italiana y dejaremos atras la parte francesa del recorrido hasta mas adelante una vez hallamos pasado Suiza. Con nuestra filosofía de caminar lo mas rápido posible afrontamos una nueva subida, otro muro mas, otra pared mas a la que derrotar. Después del avituallamiento tenemos fuerzas y el ritmo es bueno, ademas van quedando pocas horas de noche. Paso firme, seguimos subiendo, está amaneciendo. La subida es dura, llevamos muchos kilómetros de subida desde que salimos de Les Chapieux ,pero ya a lo lejos vemos la parte mas alta, la que nos indica que definitivamente llegamos a Italia. Unos metros mas y allí estamos. Hemos conseguido derrotar otro gigante mas, 1000 metros de desnivel positivo mas. Allí en el frio despertar de la mañana estamos Alexis y yo, cansados pero contentos, la primera noche ha acabado, empieza a amanecer, son poco mas de las 06:30 de la mañana y llevamos 13 horas de carrera. El frio aire que corre allí arriba en Col de la Seigne hace que nuestra estancia allí sea bastante breve y así empecemos nuevamente a bajar y a acumular metros en negativo, esta vez 600 metros de desnivel en apenas 4 kilómetros para llegar a Lac Combal. Los frontales ya no son necesarios…
Nuevamente un descenso duro, como los anteriores, sin correr como siempre y a un buen ritmo llegamos a Lac Combal, 1 hora por encima del corte horario, vamos bien! Hacemos un avituallamiento rápido, unos diez minutos. Cansados pero empezando a disfrutar del maravilloso paisaje que nos deja esta primera parte italiana del UTMB salimos en busca de nuestro siguiente objetivo  que es subir a Arete du Mont-Favre para bajar a Courmayeur, donde nos espera nuestra ropa de recambio, eso será en el kilómetro 77,7 a tan ” solo” 13 kilómetros Lac Combal. Salimos del avituallamiento,son las 07:30 de la mañana, empezamos por un camino de tierra ancho  por donde nos pasa por encima a toda velocidad el helicóptero de la organización, saludamos efusivamente, vuelve a pasar, volvemos a saludar. Empieza la subida hacia Arete du Mont -Favre, esta vez abrá que subir poco mas de 400 metros en positivo en unos 4 km.

                                      Corredores en busca de Arete du Mont Favre

Paisaje después de Lac Combal

                                         Vistas durante la ascensión a Arete du Mont-Favre

                                           Alexis y yo durante la ascensión

                                       Después de una dura ascensión… una buena siesta

Una vez mas y poco a poco vamos llegando a la cima, después de hora y media alcanzamos el objetivo, llegar a lo mas alto, estamos a 2409 metros de altura, a sido otra subida dura. Ahora nuevamente tocará bajar, ahora en busca de Courmayeur, descenso de mas de 1200 metros en negativo en unos 9 kilómetros.

                                     

                                             Arriba en Arete du Mont-Favre 2409 metros.
Son las 09:00 h de la mañana y llevamos casi 15 horas y media del UTMB, empieza la bajada con el objetivo claro de llegar a Courmayeur y reponer fuerzas. Bajada dura, una vez mas, son esas bajadas que no permiten descanso alguno y una vez mas la bajamos andando intentando el mínimo desgaste para las piernas. Bajamos y bajamos, metros en negativo durísimos, cada vez estamos mas cerca de Courmayeur. Hemos bajado ya unos 5 kilómetros, sabemos de sobras que hay un avituallamiento líquido en Col Checrouit, pero después del control decidimos no parar aquí y hacerlo 4 kilómetros mas tarde en Courmayeur. 

                                           Cerrando el grupo Alexis camino a Courmayeur

                                                  Al fondo… Courmayeur km 77,7
Pasamos rápidamente por el control de Col Checrouit ( 1919 metros) por una pista ancha que finalmente se acaba para dar lugar a un combinado de eternas eses que caen en picado en busca de Courmayeur, tramo durísimo por el desnivel negativo que se acumula en tan solo 4 km, mas de 700 en desnivel negativo que se acumula en las rodillas. Tramo estrecho de bajada lleno de raíces, curvas peligrosas y escalones que no dan respiro alguno. Algun corredor aventurero incluso se atreve a adelantar y jugarse un tobillo en este descenso. Nosotros a lo nuestro, vamos bien de tiempo.
Después de cerca de 2 horas desde que empezamos a descender de Mont du Mont-Favre y 1200 metros en negativo pisamos suelo de Courmayeur. Esa última bajada en forma de eses y en picado nos a dejado bastante destrozados. Pasamos por el centro de Courmayeur, pueblo con encanto, para dirigirnos al centro de avituallamiento.La gente a nuestro paso aplaude y anima con un … bravo Alexis, bravo Migüel . Llegamos con 1 hora y 10 minutos de ventaja con  respecto al corte horario, eso nos permite cambiarnos de ropa tranquilamente, reponer fuerzas como es debido y llamar a nuestros familiares.Ese rato en Courmayeur nos devuelve la vida, un plato de pasta, fruta , isotónico y un cambio de ropa nos da fuerzas para continuar. 
A falta de 10′ del cierre horario la organización nos invita a abandonar el lugar. Con las fuerzas a tope dejamos la bolsa de recambio a la organización y salimos escopeteados en busca del Refugio Bertone ( 1979m ). Tendremos que subir en 5 kilómetros un desnivel positivo de unos 750 metros. son las 11:50 h del mediodia y hace bastante calor, el sol aprieta con fuerza. Somos conscientes que hemos quemado el tiempo que teníamos de margen respecto a los cortes horarios, pero era mas que necesario hacer esta parada larga para poder continuar con éxito esta aventura.Eso hace que  esta subida la hagamos con fuerza. Salimos fuertes de Courmayeur…

                                               Llegando al Refugio Bertone

                                                       Refugio Bertone
Con mucha fuerza y energía empezamos a subir, empezamos saliendo de Courmayeur por carretera hasta coger una pista ancha , para luego coger un sendero estrecho en forma de eses muy empinado en busca del refugio Bertone. Adelantamos mucha gente durante esta subida, el calor parecía que no iba con nosotros y un paso tras otro y con mucha fuerza seguimos subiendo a un ritmo muy alto. Durante el ascenso podemos ver algún corredor que vuelve de vuelta a Courmayeur, lo deja se retira. Es duro, en cualquier momento te puede pasar a ti.
Hemos subido muy bien y muy rápido, son las 13:14h de la tarde y llegamos a Bertone ( 1979 metros), hay mucha gente descansando. Nosotros que vamos bien tan solo paramos a beber y a rellenar los bidones. Nuestro siguiente objetivo será el Refugio Bonatti, que se encuentra a 7 kilómetros de Bertone.
El camino hacia el Refugio Bonatti es un sube y baja, con un poco mas de tendencia a subir. Los paisajes a su paso son espectaculares, preciosos. El camino es asequible, es estrecho y debemos ir en fila india. Seguimos caminando a muy buen ritmo.
                                            Alexis camino a Refugio Bonatti

                                                Pequeña subida hasta Bonatti

                                                        Alexis y yo… Dándolo todo!!!
Después de 1 hora y 15′ desde que salimos de Bertone llegamos a Bonatti  kilómetro 89, estamos algo cansados, aún así decidimos hacer una parada bastante breve. Rellenamos los bidones y bebemos, tan solo quedan 5 kilómetros para llegar a Arnuva,será donde hagamos una parada algo mas larga. 
                                                 Alexis y yo en Refugio Bonatti a 2015 metros
                                            
                                                             Refugio Bonatti
Salimos de Bonatti dirección Arnuva, este tramo parecido al anterior entre los dos refugios pero con tendencia a bajar, aunque cabe decir que nada mas salir de Bonatti hay una buena subida de unos 100 metros que te mata. 
                                           Saliendo de Bonatti dirección Arnuva
Tramo con paisajes maravillosos, que transcurre por un camino estrecho. Un camino con poca dificultad técnica. En este tramo deberemos descender unos 300 metros en negativo en 5 kilómetros, así que sobre el papel no es muy exigente, hasta que llegas a una bajada que cae en picado en forma de eses. Otra bajada infernal que te lleva directamente al avituallamiento de Arnuva.
                                            
                                                  Alexis y yo dirección Arnuva                                      

                                                       

                             
                                                Tramo con preciosos paisajes

Son las 16:00 h de la tarde, estamos en Arnuva km 94,5. Desde Courmayeur  hasta aquí hemos tardado un poco mas de 4 horas, así que le hemos ganado al corte horario 1 hora y 15′. Estupendo! Todo lo que habíamos ” quemado ” en Courmayeur está de sobras recuperado, gracias a una excelente subida hacia Bertone. La gente aplaude a nuestra llegada, nos metemos en el avituallamiento. Buscamos una mesa donde sentarnos y la encontramos. Una vez situados cogemos comida y bebida para reponer fuerzas.

Tras 20′ de merecido descanso salimos de Arnuva en busca del pico mas alto del UTMB, Grand Col Ferret, situado a 2527 metros de altura. El Grand Col Ferret es suelo suizo, por tanto estamos empezando a dejar atras Arnuva y con ello el suelo italiano del UTMB. Nos espera una gran subida de 5,5 km hasta llegar arriba con un desnivel positivo de unos 750 metros. Empezamos la subida bien, aunque poco a poco nuestro paso se hace mas lento, aún así adelantamos gente.

                                       

                                              Dura subida a Grand Col Ferret

Está resultando muy dura esta subida, es una pared!! Caminamos, aunque de tanto en tanto tenemos que hacer una breve parada de unos segundos para respirar y coger fuerzas. Las preciosas vistas amenizan la terrible subida.

Vaya caras… La subida estaba siendo dura!

Camino hacia Grand Col Ferret

Poco a poco y con mucha paciencia vamos subiendo hasta que después de 1 hora y media de salir de Arnuva conseguimos pisar suelo Suizo. Por  fin habíamos llegado al pico mas alto del UTMB! Son las 17:50 h de la tarde, llevamos 99 kilómetros, casi 11000 metros acumulados y mas de 24 horas en carrera. Pese a estar cansados vamos bien, estamos contentos. Nos espera nuevamente una nueva bajada hasta llegar a La Fouly ( 1600 metros), una bajada de 9 kilómetros para acumular un desnivel en negativo de 900 metros, otra bestialidad!

                                                      Grand col Ferret 2527 metros

                                        Bajada desde Grand col Ferret dirección La Fouly

En Grand col Ferret hace aire y un poco de frio, así que no perdemos ni un segundo y empezamos a bajar. Durante la bajada nos encontramos con un corredor argentino, el cual nos explica que ha venido desde Argentina con 5 amigos para hacer el UTMB y alguno de ellos la TDS. Es un enfermo del fútbol, tanto o mas que nosotros dos, así que durante un buen rato hablamos y hablamos de fútbol. Finalmente nos despedimos para después volvernos a encontrar mucho mas adelante. Gracias a esta conversación se a pasado un poco mas amena la bajada.

Seguimos bajando, van pasando los kilómetros y después de tanta bajada llegamos a la altura de un rio el cual debemos de seguir durante unos dos kilómetros. Lo cruzamos por encima de un puente que nos llevará a una carretera asfaltada y pocos metros después al avituallamiento de La Fouly km 108.Llegamos a La Fouly, la gente aplaude y nos anima. Después de dos horas de bajada hemos llegado al avituallamiento, merecido avituallamiento. Buscamos una mesa, nos sentamos y comemos y bebemos. Repasamos lo que nos queda…

Sobre el mapa parece que después de salir de La Fouly nos queda seguir bajando para después subir una pequeña montaña sin desnivel hasta llegar a Champex-Lac. Después nos quedaran los últimos tres muros finales. Sobre el papel el tramo que nos espera no se prevé complicado.
Así con nuestros cálculos hechos y con el objetivo de llegar a Champex-Lac salimos 45′ después del avituallamiento.

Empieza a oscurecer, sacamos los frontales de la mochila y los ponemos en nuestra cabeza. Ahora hace un poco de frio, es normal estamos a 1600 metros y es casi de noche, la temperatura tiene que descender.Salimos por medio del pueblo, pero enseguida bajamos por un pequeño bosque, cruzamos nuevamente el rio y comienza de nuevo otro descenso, esta vez 10 kilómetros mas de descenso.
El sol se a escondido definitivamente, la noche ya está aquí. La temida segunda noche del UTMB ya a llegado. No sabemos como van a reaccionar nuestros cuerpos, deberemos esperar.

De momento y como habíamos calculado en el avituallamiento seguimos bajando y bajando, en ningún momento corremos, caminamos rápido, este ritmo nos a ido bien durante toda la carrera y así vamos a seguir. Durante la bajada pasamos por Praz de Fort un pequeño pueblo que a estas horas de la noche se encuentra totalmente vacío. Cruzamos Praz de Fort en busca de empezar a subir esa pequeña montaña que nos lleve a Champex-Lac. Dos kilómetros después nos encontramos con la subida a Champex-Lac.

En nuestra cabeza teníamos reflejado un pequeño montículo, una subidita de unos 4 kilómetros y con 300 metros de desnivel positivo que equivocados estábamos…
Empezamos a subir, una subida en medio del bosque,los frontales iluminan nuestro camino, es una subida dura e interminable. Subimos y subimos, curvas y mas curvas que parecen que quieran confundirte en medio de la noche. Una subida de interminables eses que habíamos subestimado, algo que en el perfil habíamos visto sencillo se estaba convirtiendo en una auténtica pesadilla. Durante esta subida tuvimos la gran suerte de encontrarnos con un italiano que nos hizo de guia durante la subida, a nosotros y a unas 6 personas mas. Deberíamos ser unos 8 miembros en ese grupo, encabezado por ese corredor italiano. En fila india , siguiendo a nuestro guia, en el silencio de la noche seguíamos subiendo, un paso tras otro hasta que finalmente dimos con Champex-Lac y su avituallamiento km 122. Son las 23:50 h de la noche, hemos tardado casi tres horas y media en hacer los 14 kilómetros que separaban La Fouly de Champex-Lac, han sido kilómetros bastante duros, tanto de bajada como de subida.
El avituallamiento estaba a rebosar, tuvimos suerte de encontrar algún sitio vacio. Una vez dentro nos enteramos que esta ” subidita” hasta Champex-Lac tenía 500 metros en positivo y no 300 como habíamos calculado nosotros.

Este avituallamiento fué un infierno personal ya que jamas había sentido lo que había sentido allí, y es que después de comer y beber algo empecé a encontrarme fatal, el estómago se me cerró, estaba mareado y con ganas de vomitar. Hice el amago varias veces de vomitar aunque no lo hice. Le dije a Alexis que plegaba, que no continuaba, realmente hablaba en serio, muy en serio. Alexis me animaba a comer un plato de macarrones a ver si se me pasaba, pero no podía, mi estomago no quería. Fuí al lavabo mareado, a ver si conseguia vomitar allí o hacer aguas mayores, pero después de 5′ ni una cosa ni la otra, aunque me encontraba algo mejor. Fuí a la mesa a buscar a Alexis, le dije que me encontraba mejor y que siguieramos el camino. Tengo que decir que sin el apoyo de Alexis en ese momento no hubiera podido continuar esta aventura, él fue clave en ese momento, como en otros muchos durante muchos trails pasados, pero éste era especial, así que desde aquí solo puedo darle las gracias una y otra vez. Estaré eternamente agradecido por la paciencia y apoyo mostrado en Champex-Lac. Un millón de gracias !!!

Después de este aparatoso episodio en Champex-Lac nuestro objetivo era el siguiente avituallamiento a 17 kilómetros de aquí, Trient km. 139. Sabemos que tan solo quedan tres subidas, esta vez si, solo tres subidas mas. Salimos del avituallamiento 40′ después de haber llegado, eran las 00:25 h de la noche. Salimos del avituallamiento por una carretera principal de Champex-Lac rodeando un lago que está a oscuras. Poco después llegaremos a una carretera para nuevamente adentrarnos en camino de tierra. Me encuentro algo mejor de la pájara que había tenido hace unos minutos, pero no voy fino del todo.

Caminamos en la oscuridad de la montaña, paso firme como anteriormente, caminamos y caminamos hasta encontrar en medio de un pueblo una familia que de manera altruista ha montado una parada improvisada ofreciendo café y agua a cada corredor que llega allí. Nosotros aceptamos su invitación tomándonos un café calentito (.Parece que no hay rastro de mis problemas estomacales.) Breve pausa y a continuar, ya que empieza otra dura subida, esta vez en busca de La Giete, debemos subir a casi 2000 metros y ganar otros 500 metros en positivo en tan solo 5 km. Empezamos a subir, subida en forma de eses muy pronunciada nuevamente,todas las subidas estan siendo especialmente duras, pero esta en particular se nos hace eterna ya que el efecto de la noche y el sueño empiezan a hacer efecto y es que tanto  Alexis como yo empezamos a tener visiones, allí donde hay un tronco a nosotros nos parece ver una persona incluso a momentos creo escuchar a Alexis que me habla, siendo todo producto de nuestra imaginación.

Entre tanto vamos subiendo como podemos, el ritmo no es malo, pero cada cierto tiempo tenemos que parar a descansar porque el sueño y el cansancio hacen mella. Las rocas se convierten en improvisadas sillas durante un momento.Durante la ascensión a La Gliete vemos incluso algún corredor durmiendo, la noche se está haciendo tan larga como la subida. Después de mucho rato subiendo, haciendo múltiples paradas para descansar y tener alucinaciones llegamos arriba. Pero si pensábamos que la bajada sería mas fácil estábamos equivocados, bajada en picado hacia Trient, una bajada como las anteriores , que no permite descanso, además la humedad de la noche hace que el suelo esté resbaladizo y mas de un corredor se vaya al suelo, incluido yo en un par de ocasiones. Durante la bajada también tenemos que ir haciendo alguna parada, es una bajada exigente.

Bajamos y bajamos en busca Trient, ya va quedando menos, vemos las luces al fondo, tras una fuerte bajada cruzamos por un puente improvisado y llegamos a Trient ( 1303 metros). Como siempre la gente aplaude a nuestra llegada. Estamos en Trient , son las 05:10 h de la mañana. Desde Champex -Lac hasta Trient a resultado ser muy duro, así que  el avituallamiento es bien merecido. Cogemos sitio en las mesas,bebemos y comemos  A mi este avituallamiento me viene de fábula ya que en Champex- Lac no pude comer todo lo que hubiese querido comer por los problemas estomacales, así que ahora como y me hidrato bien.

Salimos de Trient, nuestro siguiente objetivo será subir al control de Catogne ( 2009 metros), así que dispuestos a subir el penúltimo muro del UTMB. Deberemos subir otro muro de 5 kilómetros y un poco mas de 700 metros de desnivel positivo. Todavía es de noche, aunque sabemos que durante la subida empezará a amanecer. Nada mas salir de Trient empieza la fuerte subida, andamos a un buen ritmo, adelantamos a gente, aunque nuevamente y debido al cansancio y  a los dolores de rodillas y demás tenemos que ir haciendo alguna parada que otra, hasta que nos adelanta un corredor francés que habíamos conocido hace muchos kilómetros atras, concretamente entre el refugio Bertone y Bonatti. Nos ponemos tras él adecuándonos a su ritmo, ya que nos parece bueno. Seguimos subiendo, el paso es bueno, nuestro amigo el francés nos está llevando a Catogne. La subida es muy dura, otra vez y para variar durante este UTMB es una subida en forma de eses.

Pasa lo que tenía que pasar y es que por fin empieza a asomar nuestro amigo el Sol, bienvenido seas! La noche se a acabado! Estamos casi llegando a Catogne y los frontales vuelven a la mochila. El corredor francés casi llegando arriba se despide de nosotros, va en busca de mejorar el tiempo del año anterior, está fuerte , seguro que lo consigue. Se despide de nosotros diciéndonos: ” enhorabuena finishers”. Nosotros a estas alturas lo vemos cerca, pero en ningún momento nos vemos finishers, todavía queda mucho.

Y casi dos horas después de haber salido de Trient llegamos a Catogne, son las 07:20 de la mañana y llevamos casi 38 horas en carrera. Nos a costado superar la segunda noche, pero lo hemos conseguido. Pasamos por el control y unos metros mas adelante encontramos una pequeña hoguera, nos paramos durante unos segundos para calentar nuestras manos ya que hace mucho frio ahí arriba. Hubiéramos podido estar delante de esa hoguera horas y horas, allí a gusto y tranquilos, pero no lo hicimos, nos cobijamos en nuestros guantes y en nuestras chaquetas y empezamos a descender hacia Vallorcine( km 149) que se encontraba a 5 kilómetros de allí, así que ahora nuevamente toca una bajada infernal con un desnivel negativo de casi 750 metros.

Empezamos a bajar tranquilos, andando lo mas rápido posible, vamos comiéndonos la bajada lo mejor que podemos. Es una bajada nuevamente muy empinada, como las anteriores, tambíen en forma de eses exceptuando algún pequeño tramo donde hay en poco de pista ancha. Precisamente en ese tramo de pista ancha encontramos un corredor que va bastante tocado, se le nota en la cara y en su forma de caminar y no es que nosotros vayamos sobrados de nada pero tampoco vamos mal. Necesita beber algo ya que se a quedado sin agua, así que Alexis amablemente le da agua de uno de sus bidones. Una vez solucionado este acontecimiento seguimos bajando, esta vez aceleramos el paso, tenemos ganas de llegar a Vallorcine.La bajada sigue siendo exigente y dura, baja muy en picado y las rodillas y músculos no tienen respiro, aún así seguimos y seguimos bajando por esa bajada de eses estrechas hasta por fin llegar a Vallorcine, hemos tardado 1 hora y cuarto en descender 5 kilómetros, son las 08:35 h de la mañana ,estamos en el avituallamiento y la gente una vez mas a nuestra llegada aplaude y anima. Estamos nuevamente en territorio francés, cada vez queda menos…

Entramos en el avituallamiento, está a tope y no hay sitio para sentarse así que no queda otro remedio que sentarnos en el suelo. Nos da igual, lo único que queremos es descansar y recuperarnos durante un rato para continuar de la mejor manera posible.Cogemos un café calentito, unas galletas y unos bizcochos, además de rellenar los bidones de agua e isotónico. Pasados poco mas de 20′ salimos del avituallamiento en busca de nuestro último muro, un muro de 7,7 kilómetros y un desnivel de casi 900 metros en positivo hasta coronar Tetè aux Vents ( 2116 metros). La premisa es tomárselo con calma y ya llegaremos arriba.

Salimos en busca de Tetè aux Vents, los primeros kilómetros son en pequeña subida por un camino ancho al lado de un rio, se puede caminar bastante bien, a decir verdad nuestro ritmo es muy bueno, caminamos rápido y seguimos adelantando gente. El adelantar gente durante las subidas se ha convertido en una tónica habitual durante toda la carrera, el hecho de caminar y caminar en lugar de correr a dado su beneficio y pese a ir tocados y cansados no parecemos unos zoombies. Pequeño control antes de empezar la última subida. Unos metros después del control nos paramos a ponernos el cortavientos ya que hace un poco de aire fresco y vamos a empezar a subir y sudar, lo mejor es prevenir.

Empieza una subida tremenda, camino estrecho y  nuevamente en forma de eses y muy empinado. Alexis empieza a tener molestias estomacales, quizás hayamos salido demasiado rápido de Vallorcine después de pegarnos ese festin en el avituallamiento, así que nos sentamos en unas rocas en medio de la subida a ver si remiten esos dolores. Durante esos minutos de descanso nos hicieron una entrevista, no sabemos de que canal, pero estuvo divertido, una anécdota mas en nuestra aventura durante el UTMB. Pasados unos minutos los dolores estomacales de Alexis remiten , pero no desaparecen del todo, aún así continuamos la subida.

                                                 Alexis subiendo hacia Tete aux Vents

                                       
                                             Subida en forma de eses hacia Tete aux Vents

                                               Corredores coronando Col dels Montets

Subimos y no paramos de subir, está costando bastante. Nos vamos parando a descansar cada cierto tiempo. En una de esas paradas volvemos a cruzarnos con nuestro amigo argentino,también va cansado. Nos pide algo de glucosa y por supuesto que le ayudamos. Nos volvemos a despedir de él, el sigue y nosotros seguimos descansando. Al poco rato volvemos a reanudar la marcha, parece que estamos llegando arriba…

                                     
                                           Cuando parece que vas a llegar… zasss!!!

                                       
                                Parecía que ya estábamos arriba, pero aún quedaba un poco…

Y cuando parece que por fin estamos a punto de llegar arriba aparece otra subida, es un espejismo, hay que seguir subiendo un poco mas. El paso sigue siendo el mismo, aunque ya las fuerzas van mas que justas.

                                                 Un regalo para los ojos

                                                Alexis y yo llegando a Tete aux Vents

Y ahora si, después de caminar y sufrir durante esta última subida la vimos allí, allí estaba la mítica tienda amarilla The North Face, esa tienda amarilla que habíamos visto en múltiples ocasiones en reportajes del UTMB, ahora por fin éramos nosotros los que pasábamos por delante de ella y no otros, éramos nosotros los que disfrutábamos del paisaje del Montblanc al fondo, éramos nosotros tras 2 horas y 45′ desde que salimos de Vallorcine que poníamos fin a la última subida del UTMB, éramos nosotros los que estábamos en La Tete aux Vents (km 158).

                                           Tienda amarilla The North Face en Tete aux Vent

                                                            Tète aux Vents

                                                   Alexis y yo en Tète aux Vents

Una vez hemos subido la última subida solo toca ir a buscar la gloria, una bajada de 10 kilómetros hacia Chamonix pasando previamente por el control de La Flagere, situado a 3,5 kilómetros de aqui.
Después de poco mas de 42 horas en carrera solo nos toca bajar y bajar, una bajada nada fácil. Los primeros metros de bajada dirección La Flagere son bastante duros de bajar y técnicos,de hecho nos tenemos que parar alguna vez a descansar, no tanto por el cansancio pero si por el dolor de  rodillas de Alexis o por mi maltrecho pie izquierdo. Después el camino se vuelve mucho mas cómodo ademas de ir acompañado constantemente de imagenes increibles del majestuoso  Montblanc. Esas vistas preciosas, impagables con dinero  se vuelven en nuestro mejor aliado y es que hacen que te olvides por momentos del dolor, del sueño o de las muchas horas que llevamos caminando.

                                         Alexis empezando a bajar dirección La Flagere

                                                   Alexis y yo con el Montblanc de fondo

                        

                                  Camino a La Flagere con el inmenso Montblanc de espectador

Estamos llegando a La Flagere, será el último avituallamiento del UTMB. Después de disfrutar de las maravillosas vistas del Montblanc y justo una hora que empezamos a descender de Tete aux Vents llegamos a la Flagere. Nuevamente a nuestro paso la gente anima y aplaude.

                                      La Flagere al fondo vigilado de cerca por el Montblanc

Entramos en el avituallamiento ( km 161,5), pero casi no nos paramos, simplemente nos limitamos a rellenar los bidones de agua e isotónico, ademas de saludar a nuestro amigo argentino el cual nos da las gracias por la ayuda en la subida de Tete aux Vents. Estamos a tan solo 7 kilómetros, a tan solo una bajada con un desnivel negativo de 850 metros de cruzar la meta, poco a poco nos vamos viendo finishers, pero todavía queda una última bajada.

Salimos de La Flagere bajando por un pista ancha, no podemos ir mas rápido de lo que vamos, tampoco vamos lentos , pero los dolores nos impiden intentar ir un poco mas rápido. Poco después esa pista ancha se convierte nuevamente como anteriormente en una bajada frenética en forma de eses y muy estrecha, llena de raíces , rocas y demas elementos que la naturaleza nos obsequia.Bajando poco a poco vemos a nuestro lado como Chamonix se va acercando, cada vez queda menos, cada paso que damos es un poco menos y un poco mas para cruzar la meta. La bajada como todas las anteriores durante todo el UTMB está resultando durísima.

Esa bajada estrecha se acaba y da paso a una definitiva pista ancha que nos llevará directamente al asfalto de Chamonix. Durante la bajada por pista ancha coincidimos con el señor Eduard Jornet, padre del mejor corredor de todos los tiempos, Kilian Jornet que nos dice que en tan solo 300 metros se habrá acabado la bajada y estaremos ya en Chamonix. Bajamos andando rápido, nos hubiera gustado correr, pero la verdad es que no podíamos, los dolores no lo impiden. Nos guardamos los palos en la mochila, ya no los necesitaremos mas ya que llegamos final de la bajada, estamos definitivamente en Chamonix.

Ahora si ! Ahora si nos sentimos finishers, después de un duro UTMB, después de luchar contra el sueño, el frio, el aire, la lluvia, el calor, los dolores musculares y estomacales nos sentimos finishers de verdad, ahora solo nos toca pasearnos por Chamonix, disfrutar del momento y dejarnos llevar por la gente hasta la linia de meta. Así lo hacemos, caminamos por Chamonix, la gente nos aplaude y nos vitorea, nos recibe como si hubiéramos ganado una guerra,es emocionante, muy emocionante, Andamos por al lado del rio, la gente nos pide que le choquemos las manos mientras gritan nuestros nombres. Nos estamos acercando a meta, deben quedar tan solo 700 metros y es aquí donde se amontona mas gente, en el centro de Chamonix, así que empezamos a trotar suavemente,Alexis se va hacia la izquierda, yo me voy a la derecha de la vallas que nos llevan hacia meta, y disfrutando de cada momento, chocando las manos con la gente, escuchando sus aplausos y sus ánimos, nos dejamos llevar hasta la meta, disfrutando de cada detalle, felices, muy felices y contentos. En estos momentos no existe ni el dolor ni el sueño ni nada de nada, solo existe el éxtasis que produce estar a punto de ser finishers del Ultratrail mas prestigioso del mundo, el UTMB.

Es emocionante, giramos la última curva y allí está el arco de entrada, es el mismo que hace 44 horas 51 minutos y 20 segundos nos vio salir, ahora nos ve entrar. Última recta, tan solo quedan 50 metros, seguimos siendo inmensamente felices, es un gran momento, momento único en nuestras vidas de runner amateur y es que a sido un año duro de entrenos y lesiones, un año duro donde todo a ido dirigido a preparar este Ultra, así que disfrutamos y disfrutamos, seguimos escuchando los ánimos y felicitaciones de la gente, seguimos chocando las manos con ellos, seguimos en nuestra nube, en nuestro merecido momento de gloria, la música suena a todo trapo…

Y después de disfrutar tanto en estos últimos 700 metros ya solo quedan unos metros donde Alexis y yo nos venimos al centro para entrar juntos, nos abrazamos, levantamos los brazos y entramos caminando, contentos, inmensamente contentos y emocionados,somos inmensamente felices, hemos cumplido un sueño, somos finishers del Ultra Trail del Mont-Blanc…

Ha sido duro, muy duro pero a merecido la pena…

                                                       
                                                      Finishers UTMB 2014, 44 H 51′ 20″

Después de esta gran aventura merecido descanso y merecida cena.

Fondue de queso, pizza y cerveza
Agradecer a todo el mundo los mensajes de apoyo antes de la carrera y las felicitaciones recibidas despues. Muchas gracias a todos de verdad.
Muchas gracias a Alexis por animarme en Champex-Lac, sin él no hubiera salido de allí.Muchas gracias por acompañarme en esta locura, hemos cerrado un círculo, pero en breve abriremos otro… muchas gracias tio, eres grande!!!!
Gracias a mi hermana por estar ahí durante todos esos dias con tus watsaps, te quiero!
Como no! Gracias a mi mujer por apoyarme durante todo el año, por escucharme y entenderme. Gracias por tu infinita paciencia, sin ti nunca hubiera podido cruzar la meta y es que has estado antes durante y despues de la carrera. Estuviste en mi mente en muchos momentos de la carrera, tú y las niñas.  Gracias por todo, Te quiero!!! 

                                     

2 comentarios en “UTMB 2014. CrónicaAñade los tuyos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *